OPINIÓN

La veta inagotable

El puerto de Cádiz prevé cerrar su mejor año de cruceros en este 2018

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Aunque hace años que dejó de ser una novedad, no deja de ser importante. La capital gaditana tiene uno de sus mayores potenciales de crecimiento económico y de creación de puestos de trabajo en los turistas que llegan por mar a la ciudad casi a diario. Es especialmente visible en la temporada alta de primavera y otoño. Ayer, por ejemplo, comenzó un mes de octubre que se presume histórico dentro de un año 2018 que se prevé como el que batirá todos los registros anteriores. Los de ayer, más de 5.000 visitantes, son una muestra de los que llegan a lo largo del año y a los que hay que ofrecerles una variedad lo más amplia posible de ocio, cultura y comercio. Cada primavera y cada otoño –temporadas altas locales–, Cádiz afronta un nuevo examen con una masiva llegada de cruceristas, que cada año se convierte en la mayor de la historia respecto al ejercicio anterior. Se han llegado a producir aumentos que rondan el 20% de un año al siguiente. Un año tras otro y éste también. Un crecimiento que no es sino una oportunidad que la ciudad no debe desaprovechar.

La Autoridad Portuaria ha hecho su parte del trabajo y desde Diputación también se ha sembrado para que estos datos vayan a más cada año con su presencia en diversas ferias internacionales y campañas de promoción. Durante este mismo año de récord se ha reforzado esa apuesta con la presentación de un logotipo y una marca propia que refuerza la personalidad de la ciudad como puerto de cruceros y como aspirante a ser base de la salida de algunas líneas, el próximo reto. La tarea de atraer los cruceros a Cádiz ya se ha hecho. Ahora toca ampliar y esta creación de una imagen común parece un buen paso.

Sin embargo, queda aún un largo recorrido para aprovechar esa afluencia, casi diaria, de visitantes. La ciudad, sobre todo su casco histórico, habla por si solo. Únicamente por visitarlo merece la pena la escala. Pero hay que ofrecer algo más. Se echa de menos más cuidado patrimonial, más limpieza y una oferta cultural y comercial, específica y unificada. La llegada de miles de personas a la ciudad cada día es una oportunidad que es preciso aprovechar en toda su extensión. Así que es mejor confiar en la iniciativa privada. En que los propios empresarios de la ciudad sean capaces de ampliar esa oferta de comercio y ocio que la haga atractiva a los ojos de los visitantes. Sin duda, propuestas como las últimas campañas marcan el camino correcto.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz