Veraneo gaditano

Cádiz está siendo una de las grandes protagonistas del verano peninsular

Actualizado:

Cádiz está siendo una de las grandes protagonistas del verano peninsular. Un fin de semana al completo en la capital, con acompañamiento futbolero al Carnaval canicular como estrella indiscutible. Lleno total en el Paseo Marítimo, que no en el estadio con su aforo salvado gracias a los aficionados béticos.

Dentro de unos años, habrá quién pregunte la razón por la que a la noche carnavalesca por excelencia se le llame la noche del «trofeo». Lo que va camino de convertirse en una realidad es el carácter de fiesta permanente del Carnaval gaditano, un Carnaval que no entiende de meses ni de estaciones, que no se permite siquiera unas pequeñas vacaciones y que aspira a convertirse en la seña de identidad internacional de la capital gaditana, lo que estará más cerca de conseguirse tras la promoción rusa que llevará a cabo nuestro Ayuntamiento y tras la inauguración del nuevo Museo en la Torre Tavira, un Centro de interpretación carnavalesco para el que el Consistorio asegura la visita de 312.523 personas en el 2021 y, de 328.149, 344.556, 361.783 y 379.827 respectivamente, en los años sucesivos. Una precisión que impresiona.

No sé cómo se habrán hecho los cálculos pero, si se dispone de un programa que afina hasta ese punto, se podría hacer uso de él para identificar con exactitud la población gaditana activa, o desactiva, laboralmente para la próxima década.

De todas formas, el veraneo en Cádiz da para mucho más y siempre hay otros atractivos para aquellos que no gustan ni del fútbol ni de las coplas. Las playas del litoral gaditano, el turismo gastronómico, cultural, musical, medioambiental…

Desde Sotogrande hasta Sanlúcar, desde la Sierra hasta la Janda, toda la provincia se ha convertido en destino preferente para todo tipo de turismo y con posibilidades adaptadas para todos los bolsillos, ya se trate de aficionados al polo o a las pulseras del todo incluido. Una encuesta del Instituto de Estadística y Cartografía de la Junta de Andalucía dice que la satisfacción de los visitantes se queda sólo en el notable y que estamos a la cola de las provincias andaluzas en esto de las notas dadas por los turistas.

Habrá que arreglar las deficiencias detectadas aunque, a la vista del lleno total, no deben ser muy importantes como para hacer desistir al personal. De hecho, este fin de semana, las carreteras de la provincia se han colapsado, algo que ya viene siendo habitual en lo que llevamos de verano. Hizo bien el Presidente del Gobierno, previsor él, de usar el transporte aéreo hasta Rota para iniciar sus vacaciones, gaditanas por supuesto, en Sanlúcar y en la vecina Doñana. Hasta Angela Merkel se ha venido para acá; por cierto, alguien de Moncloa le tendría que haber asesorado mejor sobre la temperatura gaditana durante este fin de semana. Que mejor lugar que las Marismillas para comprobar de primera mano como nos aseguramos de la supervivencia del lince ibérico. Al parecer la invitación a la canciller alemana era para tratar el problema de la inmigración y de ese lleno total que también, en este tema, tiene la provincia, aunque, en este último aspecto, la visita hubiese sido más ilustrativa si se hubiese efectuado a unos 120 kilómetros del paradisiaco entorno de la desembocadura del Guadalquivir.