El Apunte

Un tiempo nuevo

La petición del PSOE de una campaña respetuosa debe dejar atrás los tiempos del escrache

Actualizado:

Sólo hay que recordar la no tan remota moda de los «escraches» para entender que vivimos en una de las etapas de mayor crispación social y política desde la Transición. Nunca como hasta ahora han aparecido extremismos políticos que permanecían arrinconados en su minoritaria insignificancia, al menos en España. Bien con coartadas nacionalistas, bien con tics autoritarios, cada vez son más los que se atreven a presentarse orgullosos, sin pudor. Aquel perverso y antidemocrático hábito de acosar a los representantes públicos incluso en sus domicilios, es decir, a sus inocentes familias, se hizo común hace apenas ocho años y pareció un prólogo de la situación actual. Aquellos gestos, estas apariciones y un panorama polarizado como apenas se recuerda son síntomas