HOJA ROJA

Si a tu ventana llega una paloma

Que conste que ya lo decía el Yuyu en 1997 –sí, ha leído bien, hace 22 años-, «es triste y dura la vida de los palomos porque hace años que no me como un bistec de lomo»

Yolanda Vallejo
CádizActualizado:

Que conste que ya lo decía el Yuyu en 1997 –sí, ha leído bien, hace 22 años-, «es triste y dura la vida de los palomos porque hace años que no me como un bistec de lomo», cuando las palomas gaditanas iban de plaza en plaza en busca de sustento. Una amable ancianita que les echara miguitas de pan, algún encantador niño con su paquete de gusanitos, en fin, una estampa bucólica que seguro que usted también tiene enmarcada en alguna parte de su baúl de los recuerdos, cuando no en el mueble bar de la casa de sus padres. De hecho, en la plaza de España, el puesto de chucherías se mantenía a costa de los paquetes de maíz

Yolanda VallejoYolanda VallejoArticulista de OpiniónYolanda Vallejo