Hoja Roja

Señor alcalde (II)

Hoy vuelvo a escribirle, señor alcalde. Y a pedirle que no nos defraude. Hay mucho por hacer en esta ciudad y ahora es el momento de hacerlo

Actualizado:

Querido señor alcalde, hace cuatro años, en un arrebato que hoy me atrevería a considerar, más que osado, ingenuo, tuve el atrevimiento de escribirle una larga carta en la que le pedía –por mí primero y por todos mis compañeros– que devolviera la confianza a una ciudad que había depositado la poca que le quedaba en usted. Que abriese de par en par las ventanas para que entrara el aire fresco de la mañana y saliera el recalmón de la noche larga, larguísima, por la que estábamos transitando. Le dije, también, que tenía un hijo de dieciséis años y que usted, como alcalde y yo, como madre, estábamos obligados a darle un futuro algo más perfecto del que, por aquella