Senda correcta, pero aún insuficiente

Los responsables públicos de la provincia no deben caer en la autocomplacencia y sí seguir exigiendo planes de empleo

Actualizado:

Los datos del paro hechos públicos ayer se pueden calificar de excelentes para Cádiz. Ser la primera provincia en creación de empleo en Andalucía y la segunda de España es señal de que se camina en la senda correcta. Sin embargo, aún estamos muy lejos, a años luz, de poder permitirnos una mínima autocomplacencia. Cádiz continúa estando a la cabeza de la lista negra. Un estigma, una etiqueta, que aún tardará años en quitarse. Y sus dirigentes públicos deben ser conscientes de que no se puede rebajar ni un ápice la exigencia por conseguir los planes especiales de empleo tan demandados desde esta esquina del sur de Europa.

Es indudable que la mejora de la economía en España ya tiene un reflejo en nuestra provincia. Hace apenas tres años, la cifra del paro resultaba sencillamente escalofriante, por encima de las 200.000 personas. En este año 2018 se ha conseguido bajar de la barrera psicológica de los 150.000, que aún siendo muy elevada, al menos permite mirar al futuro con algo más de optimismo.

Un futuro que está en manos de los propios gaditanos. En la de sus responsables políticos y en la de sus ciudadanos. Los primeros están obligados a ir de la mano, independientemente de sus colores políticos, para combatir el que sin duda es el principal problema de la provincia. Siendo muy graves otros asuntos como el narcotráfico o la inmigración, sólo situándonos en cifras de empleo equiparables al resto de provincias españolas se podrán afrontar con garantías el resto de asuntos. Cádiz sigue demandando más carga de trabajo en el sector industrial. Lo hacía con el gobierno de Mariano Rajoy y debe seguir haciéndolo con el nuevo de Pedro Sánchez. Más ahora que las grandes administraciones –nacional, autonómica y provincial– están dirigidas por un mismo partido, el PSOE.

Y la otra cuota importante de responsabilidad la tenemos los propios gaditanos, que estamos obligados a mostrar la excelencia que esta provincia es capaz de alcanzar. En todos los sectores. Desde el de los servicios para ofrecérselos al turista, al de la construcción, el industrial o la agricultura. Si cada cual cumple su papel, Cádiz podrá mirar hacia adelante y seguir recortando una lista que aún sigue siendo un lastre. El gran lastre.