OPINIÓN

Sanidad enferma

El incremento de quejas al Defensor del Paciente es el síntoma de un malestar muy extendido

La Voz de Cádiz
Actualizado:

El número de reclamaciones que recibe el Defensor del Paciente, procedentes de los centros públicos de la sanidad en la provincia no es un dato más. Es uno de los indicadores más fiables pero es que, además, en este caso llega respaldado por las sensaciones de un creciente número de ciudadanos. El servicio universal esencial se deteriora. Las quejas que cualquiera percibe de su entorno, las mareas organizadas, las listas de esperas... Son demasiados síntomas para negar la enfermedad.

Cada vez que se escarba en las vísceras de la sanidad pública andaluza se tiene la sensación de que sus responsables políticos llevan años, décadas, tapando agujeros en lugar de suturar heridas. Las plantillas del Servicio Andaluz de Salud (SAS)

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz