OPINIÓN

Saliva

Dirán los libros de historia que el 21N, una bala líquida sobrevoló el pupitre del gobierno

Francisco Apaolaza
Actualizado:

Gabriel Rufián mira a la gente como si quisiera hacerles un traje de saliva, pero nunca pensé que uno de sus rufianeos -ay Rufián cómo rufianeas- iba a terminar con un diputado de Esquerra Republicana de Cataluña tirando un lapo a Borrell. Todo empezó cuando el diputado le llamó ‘hooligan’ al Ministro de Exteriores, este le respondió no sé qué de estiércol y de serrín y Rufían se enfadó, se levantó, habló mientras no tenía la palabra y a la segunda amarilla, Ana Pastor le sacó la roja. Toda esta vaina prende en la bronca que hubo el martes con Tardà, que aseguró que si Rivera seguía llamándoles golpistas, ellos le llamarían fascista, que por otra parte es lo que

Francisco ApaolazaFrancisco ApaolazaArticulista de OpiniónFrancisco Apaolaza