APUNTE

Retraso de una vía esencial

La inexplicable resistencia a reformar la carretera industrial y a crear aparcamientos complica el acceso diario a Cádiz

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Acceder al centro de Cádiz es una tarea difícil que se ha complicado en los últimos años. Curiosamente, se ha ralentizado cuando la ciudad ganaba un enorme acceso directo como es el nuevo –ya va para tres años– puente sobre la Bahía de Cádiz. La tarea de encontrar una conexión directa en automóvil o autobús es especialmente compleja durante las mañanas laborables porque es el momento en que la mayoría de ciudadanos se concentra en esta zona, concretamente en el hilo que une el viaducto con la entrada al casco antiguo, concentrada en la caótica plaza de Sevilla. Esas dificultades se repiten de forma crónica, casi con fechas y horas fijas, en los días de grandes concentraciones festivas o de compras: Carnaval, Semana Santa, conciertos, Navidad, Reyes Magos... Las dimensiones de la capital gaditana y el peculiar perfil urbanístico de la comarca, con grandes poblaciones separadas por unos cuantos kilómetros, más las carencias en el transporte público (sin tranvía, con una estación de autobuses ubicada en mitad de ese lío, con poca frecuencia de trenes de Cercanías) hace que la mayoría tienda a moverse en vehículos para hacer las gestiones de la vida diaria. Para ello, las bolsas de aparcamiento juegan un papel fundamental.

El objetivo es doble: concienciar a los ciudadanos de que no usen tanto el coche y crear estacionamientos que impidan que invadan las zonas que se pretende peatonalizar, las que más hay que cuidar de cara a comercio, vecinos, turismo y hostelería, como podrían ser el Paseo Marítimo, el entorno de la plaza de España y otros muchos del casco antiguo. Para conseguirlo, hay que deshacer el nudo creado por la insoportable lentitud a la hora de reformar la carretera industrial. Esa vía se convirtió en capital, en esencial, con la apertura del nuevo puente. Se sabía mucho antes pero en esta ciudad nunca hay plazos que cumplir ni prisas que tener. Todas para el conductor, para el pasajero del autobús, para el que llega tarde.

Ahora que por fin se reactiva la reforma de esa zona (con una fase inicial de medio millón de euros) parece necesario agilizar los aparcamientos alrededor de la plaza de Sevilla (Renfe, recinto portuario...) porque todos los demás están saturados. Es imprescindible para poder agilizar la entrada por el segundo puente, para convertirlo en una ventaja, poder almacenar esos vehículos sin que invadan el centro y liberar para el peatón otras áreas. Vamos muy tarde.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz