OPINIÓN

Un reinicio necesario

El plan para acortar las listas de espera pone fin a una alarmante fase de deterioro de la sanidad pública

Actualizado:

La jornada de ayer, aparentemente anodina como de un lunes cualquiera, marca un momento fundamental para un servicio público esencial como pocos: la sanidad. Ayer entró en vigor un plan tan sencillo como necesario y esperado. Consiste en abrir los quirófanos en las tardes y noches, en los fines de semana, para aliviar unas listas de espera que tienen 800.000 pacientes. Esa cifra, conocida hace pocas semanas supone medio millón más de afectados de lo reconocido por la Junta hasta diciembre, con la anterior dirección del PSOE.

El origen de ese deterioro de la sanidad pública hay que encontrarlo muchos años atrás, en los recortes que la Junta de Andalucía aplicó en materia de Sanidad hasta límites, sencillamente, inaceptables. El