No hay más que pasear por las calles de Cádiz con mirada limpia para guarrearla pronto con la evidente porquería
No hay más que pasear por las calles de Cádiz con mirada limpia para guarrearla pronto con la evidente porquería - Francis Jiménez
EL APUNTE

La plata de la Tacita se queda sin brillo

El alcalde debe actuar pues la limpieza es competencia municipal, y no puede lavarse las manos ni ensuciar el debate con alusiones al pasado

CádizActualizado:

Cádiz está sucia. Muy sucia. No hay más que pasear por sus calles con mirada limpia para guarrearla pronto con la evidente porquería. No pasaría la prueba del algodón. Razones hay para explicar semejante estado. La Santísima Trinidad de la limpieza de la vía pública, maquinaria, material y personal, ha sido ultrajada por la gestión municipal. Máquinas vetustas e incluso averiadas, baldeo en ocasiones sin jabón y un absentismo laboral cercano al 28%. Y vaya si se nota, pues aquí no hay alfombra bajo la que esconder la cochambre.

¿Que el vecino debería tener una conducta más cívica, andar más concienciado con este problema? Puede ser, pero no se trata de eso. La limpieza de la ciudad es