OPINIÓN

Pescadores encerrados

El retraso del regreso a Marruecos y en el aumento de cuotas del atún deja al sector sin salidas

Actualizado:

Se daba por renovado pero no llega y son demasiadas familias sin alternativas las que no pueden estar a la espera. Las limitaciones (cuotas) en las capturas del atún nunca desaparecen pese a que, hace mucho, dejaron de tener justificación natural. La renovación del acuerdo pesquero con Marruecos, en junio, se anunció con mucho boato pero en la práctica, no llega. Las almadrabas o las flotas de Algeciras, Tarifa, Conil y Barbate, que faena en el caladero del país vecino, se encuentran varadas por la burocracia, eternamente a la espera de noticias, de poder trabajar.

Marruecos puso y logró nuevas condiciones pero los efectos prácticos no aparecen. Ya lo advirtió el presidente de la Federación Andaluza de Asociaciones Pesqueras, Pedro