OPINIÓN

El peor síntoma

Que los servicios sociales estén desbordados de usuarios en un fracaso colectivo con pocos precedentes en Cádiz

Actualizado:

Resulta muy doloroso ver que cada año son más los vecinos de Cádiz que piden ayudas para pagar facturas esenciales, para acceder a algunos bienes básicos, para comer, en menor medida. Los que han pedido una casa y la esperan superan el millar (en una ciudad de apenas 115.000 habitantes). Pero aún más sangrante ver que un equipo de Gobierno, un grupo de representantes políticos que decía llegar para dar voz a la gente, celebra como un triunfo tener que reforzar las plantillas de servicios sociales porque están desbordadas de peticiones. Mientras en el resto de poblaciones de la provincia, de Andalucía y España el número de personas a las que ayudar va descendiendo progresivamente desde que la situación económica