OPINIÓN

Números que hablan

A pesar de las carencias materiales y de la mala gestión, la calidad humana mantiene a flote la sanidad en la provincia

Actualizado:

Empieza a tener una cierta edad. Hace apenas unos meses, el 20 de diciembre pasado, cumplió 40 años. Por lo tanto, ya no es un niño ni una promesa. Bien al contrario, el hospital universitario Puerta del Mar de Cádiz está mayor. Tanto, que la propia Junta de Andalucía lo declaró viejo y anunció en 2005 –con todas las fanfarrias electorales y propagandísticas a su alcance– que construiría otro centro en los terrenos de Construcciones Aeronáuticas para sustituirlo.

Han pasado más de doce años de aquel fallido anuncio y la administración autonómica se tuvo que tragar la pirotecnia publicitaria. Ni hay nuevo hospital, ni lo habrá. Sin embargo, lo que resulta imposible de borrar es que la propia institución que lo rige admitiera sus carencias, su deterioro. Ahora, pasado el tiempo, anulado el anuncio, ya no se puede dar vuelta atrás y a todos los gaditanos les quedó la sensación de que su hospital de referencia tiene demasiadas goteras, que ya no sirve, que no es capaz.

Las denuncias sindicales periódicas contribuyen a reforzar esa sensación, más relacionada con lo material, con el recinto y la gestión, con los recortes, el cierre de camas y el descenso de personal que con el generoso desempeño de los profesionales: médicos, enfermeros, administrativos y de todo tipo de personal. Por cierto, no debe de ser casual que el porcentaje de mujeres en esa plantilla alcance ya el 71%.

Precisamente ellos, todos los profesionales, son los que aún se muestran capaces –pese a todas las carencias, pese a lo antiguo del edificio, pese a recortes y regateos de la dirección política– de mantener la otra cara del viejo hospital, de sacar brillo a la excelencia y la solidaridad, a la mejor cara de la medicina y la humanidad. La generosidad de unos y la pericia de otros ha sido capaz de superar el millón de asistencias entre este centro y el de San Carlos, en San Fernando, en un solo año. O de superar los 140 trasplantes en ese mismo ejercicio.

Este contraste de hechos, el contenido de ese informe, demuestra que la calidad de los seres humanos que pasa por el hospital universitario Puerta del Mar está muy por encima de su gestión, su organización y su equipamiento. Demasiado por encima quizás. Lo reconfortante de unas noticias nunca debe impedir la petición de responsabilidades por otras. Enhorabuena a los protagonistas reales.