LA ÚLTIMA

Nivel de alerta

España es imprescindible para todos los europeos, salvo para algunos españoles

Actualizado:

España es imprescindible para todos los europeos, salvo para algunos españoles y por eso el temor a que la inmigración desate entre nosotros el populismo está plenamente justificado, aunque no tenga justificación. Lo que ocurre es que hay papeles para todos porque muchos han perdido los papeles y no saben dónde encontrarlos. El incendio sin llamas es muy difícil de apagar, pero se detecta cuando nos huele el culo a pólvora. Lo que teme Bruselas es que el llamado populismo, que en muchos sectores es antipopular, nos invada a todos. Los que avisaron de que no pueden permitir a España que se extravíe a ellos mismos quizás tengan razón, pero no saben que con la razón no se va a ninguna parte, porque nunca es del todo razonable. El Estado del bienestar nunca abarcará a todos, pero se trata de que acoja al mayor número posible, evitando aglomeraciones. Son millones los africanos que quieren venir a Europa y es evidente que aquí no caben todos. Al viejo continente no le cabe su contenido, pero la gente está de vacaciones y no está claro que la táctica de Pedro Sánchez sea la más adecuada. Claro que tampoco sabemos que las demás lo sean, ya que estas cosas sólo se conocen más tarde.

En Estados Unidos no ha gustado el rechazo del Papa a la pena de muerte. Eso de intentar tomarle el pulso a cada día lo que produce es taquicardia, mientras la ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social busca en los tres sitios alguna de esas cosas. Los independentistas son los que menos rectifican, porque han elegido el camino equivocado y no quieren salir de él, ni el Gobierno tiene capacidad para desalojarlos y quizá también le faltan ganas para hacerlo. Mejor dejarlo para luego.