Día Mundial de la Salud

Confiéselo, usted también compró lotería de Navidad justificándose en eso que ahora los cursis llaman 'envidia preventiva'

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si hemos llegado hasta aquí, es decir, si está usted leyendo esto, está en clara desventaja conmigo. Yo sé que a usted no le ha sonreído la fortuna y, sin embargo, usted no sabe si en estos momentos ando en paradero desconocido, o echando cuentas para no tener que volver a levantarme nunca más antes que el día. Aunque, para qué engañarnos, las posibilidades de que me haya tocado el Gordo son tan remotas que mejor será que nos refugiemos en las oportunidades del calendario que hoy, más que nunca, nos permite el consuelo de acabar cada conversación con un “pero tenemos salud”. Y es que somos tan previsibles que el que no se consuela, es porque no quiere. Confiéselo,