OPINIÓN

Montón de dudas y certezas

Muchas dudas y todas las certezas, abarcan el universo posible del discurso

Actualizado:

M

uchas dudas y todas las certezas, abarcan el universo posible del discurso. La teoría del discurso y su relación con el posmodernismo podrían fijar perfectamente el debate. La Vicepresidenta Calvo, de Cabra, egabrense, reprendió a un senador, que previamente en su discurso había utilizado el vocablo latino "dixit" (dijo), diciendo que a ella nunca se le ocurriría referirse a él por "Dixi" o "Pixi", confundiendo dixit con la pareja de dibujos animados Pixie y Dixie. Le diría a quien pretende arrebatar la propiedad de la Mezquita a la Iglesia, que lo es según documentos desde 1260. La palabra Cabra como toponímico nada tiene que ver con el animal cabra, sino que designa un lugar en que hubo una tumba célebre en la época árabe. La raíz árabe es “qabr”. De ahí deriva el vocablo latino “igabrum” y su gentilicio egabrense. Todo esto me lleva a pensar y hasta entender las tonterías e incoherencias a las que nos acostumbra la Sra. Calvo Poyato. Corría el final de la dictadura de Franco, y en un encendido debate en las Cortes, motivado por la intención de algunos de incrementar las horas de “deporte” en bachillerato, en detrimento de las horas de “latín”, respondió el Rector de la Universidad Complutense a la pregunta “¿para qué sirve el latín?, respondiendo que “entre otras cosas Sr Ministro (Solís), para que Ud. que es de Cabra pueda llamarse egabrense y no otra cosa más fea”. Pues bien, ya tenemos todos los ingredientes de una semana en lo político para olvidar. Un montón de ello. Montón arranca la semana aludiendo a su superioridad moral porque ella no era igual que los otros (se refería a Cifuentes y Casado). Al final se demostró su impostura. No solo le cambiaron las notas de su Master, sino que plagió una parte del trabajo final muy importante. Lo peor de su alocución de despedida, una vez arrojada por Sánchez, es que se dedicó a escudriñar la gestión socialista en la sanidad, que en 100 días había posibilitado producir un cambio de inflexión, y ya no nos moriremos gracias a su gestión. No sé lo que pensará Susana, la Reina de las Marismas, porque vertebra su discurso desde siempre alabando la sanidad pública andaluza. Por cierto, deteriorándose a marchas forzadas por una gestión ineficiente e ineficaz. Arremetió a continuación contra las “derechas azules y naranjas”. Son nuevos epítetos del guerra civilismo auspiciado por la progresía española.

Entre tanto, la ilustre Egabrense se afanaba en intentar corregir el rumbo mediático de la semana intentando poner el punto de mira en Franco, su tumba y su exhumación. Deben ser sus orígenes, porque Cabra viene de tumba y no de mamífero artiodáctilo. Sí el origen de tan insigne rincón cordobés fuera el animal, me habrían desecho el hilo conductor del artículo y lo hubiera hilado sobre la base de la cantidad de cabrones que hay sueltos en toda la geografía hispana, por eso lo de la cabra hispánica.

Bien, centrada la cuestión, vayamos al grano. Dos cuestiones: la sabiduría y las tumbas. Sobre lo último, pienso que la profanación no es de hombres de bien. A los muertos, dejémoslo en paz. La sabiduría es terrenal y engorda el ego de muchos de manera falaz, faltando a la verdad. Después de lo de Montón, las dudas, al principio un montón tornaron poco a poco en un montón der certezas. Un master titulado Estudios interdisciplinares de género, sólo permite un trabajo de fin de estudios que independientemente de su plagio, solo puede conducir a ocupar un puesto de honor en el célebre ranking de Carlo Cipolla en forma de paja mental. Pero, dejemos a los muertos, aunque sean en vida, vagar mientras sus almas transmigran, como hará en breve la momia de Franco. Sin embargo, el presidente se caracteriza por resucitar, después de que sus adversarios camaradas socialistas lo dieran por muerto en más de una ocasión. Esta vez lo han pillado y bien. Ha sido el ABC y por lo riguroso del análisis practicado, más que una pillada ha sido un placaje en toda regla. Refirámonos a los hechos dejando de momento las conjeturas, que con el tiempo presumiblemente encontraran acomodo en el mundo de las pruebas y los hechos indubitados. Una tesis hecha en algo más de un año, que acoge como propios escritos anteriores realizados formalmente por dos autores (no solo el doctorando), que en Tweeter solicita le aporten sugerencias, que expresa sin rubor al autocalificar su trabajo, que no tuvo tiempo material para investigar y profundizar “por razones obvias” y por último la composición del tribunal, de neófitos, amigotes y colaboradores “ex ante” y “ex post”, que incluso llegan a publicar un libro escrito a la limón, omnicomprensivo del contenido de la tesis y firmado como director por el ya entonces doctor Sánchez “cum fraude” y como el de los escritos hechos también a la limón previos a la tesis… En fin, califiquen los hechos como quieran. Son hechos y como tales indubitados salvo que sean rectificados. Nos quedaremos con las ganas porque la izquierda, los populistas, los filo etarras y los separatistas que lo apoyan, impedirán la presencia presidencial en sede parlamentaria. Ahora entiendo la cara de mala leche y dedo acusador del “doctor Sánchez” contra la gran faena de su vida, muleta en mano y natural por la izquierda de Rivera, cuando dejó interrumpida la menta del de la tesis. Porque ésta fue lo más parecido a un coito interruptus, paralizado sin ánimo de que nazca al mudo académico, hasta su nacimiento extemporáneo anteayer, por mor de dejarla en suspenso en Teseo. Sr. Sánchez, en estos casos no muestre ser duro con Rivera, simplemente utilice “durex”, y sea previsor de las consecuencias de hacerse a la luz de un bodrio intelectual, dicho por un montón de académicos. Quizás Montón también lo piense, porque es del montón.