EL APUNTE

Menas, cuando la prevención es la clave

El aumento de plazas en los centros de acogida para menores inmigrantes funciona

Actualizado:

El año pasado por estas fechas transcendían unas dramáticas y esperpénticas imágenes que sacudían las conciencias de muchos. Menores inmigrantes no acompañados (conocidos como menas) se veían obligados a pasar largas noches durmiendo en los suelos de las comisarías ante la falta de plazas disponibles para ellos en los centros de acogida. También se repetían las denuncias de sindicatos y educadores que advertían de que no daban a basto y que se estaban viendo obligados a repartir colchones por pasillos o dar varios turnos de comida para poderle dar techo y atender a todos estos menores que les estaban llegando y que habían colapsado sus instalaciones.

Y estas imágenes, de momento, este verano, no se están repitiendo. El motivo principal