OPINIÓN

Los males del Concurso (III): La falta de ingenio

Esta falta de ingenio está haciendo que el Concurso se convierta en algo chabacano, vulgar y carente de todo gusto carnavalesco

Actualizado:

Siguiendo con mi enumeración, que durante estas semanas estoy realizando sobre los males que a mi entender afectan al COAC, hoy toca el ingenio. No nos engañemos, todos los que escriben en Carnaval no pueden ser Martínez Ares, Juan Carlos Aragón, el Yuyu o el Selu. El auténtico problema de tener estos grandes genios a la hora de escribir o componer en nuestro Concurso es que muchos autores de «medio pelo» se piensan que también tienen ese don y se permiten el lujo de traer al Concurso auténticos muermos como si fueran joyas de arte.

Desde el que pretende iniciar el popurrí a doce voces, y que al final terminó con cada componente cantando por su lado, hasta