La limpieza brilla por su ausencia

Cádiz no pasa la prueba del algodón ante un Ayuntamiento que es incapaz de sacar un nuevo concurso

Actualizado:

Una de las asignaturas pendientes del Gobierno local de Cádiz es la limpieza viaria de sus calles. La capital no pasa la prueba del algodón y los recursos para su mantenimiento son cada vez menores. El PSOE ha calificado de «insostenible» la situación y se hace eco de las denuncias presentadas ante la Inspección de Trabajo por miembros del comité de empresa ante la disminución de la plantilla. El recorte afecta directamente a la distribución de brigadas para la limpieza de calles y plazas de la ciudad. El contrato de la limpieza viaria de Cádiz, adjudicado hace once años a la UTE formada por Sufi-Cointer, expiró en el verano de 2016 y, desde entonces, se ha ido prorrogando de forma agónica. La última ampliación de la prórroga tuvo lugar el pasado verano con el compromiso del Gobierno municipal de alumbrar en 2018 un nuevo pliego de contratación de este servicio. La votación salió adelante solo con los votos del equipo de Gobierno y la abstención del resto de los grupos. Durante el debate, los grupos de la oposición fueron muy críticos con el concejal de Medio Ambiente, Álvaro de la Fuente, a quien recriminaron la ausencia de un nuevo pliego de condiciones para abrir un concurso público.

La concejal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de la capital, María Fernández Trujillo, ha sido especialmente crítica con la actuación del gobierno en este sentido y con el trabajo que desempeña la actual contrata que, pese a ser el servicio más caro de la ciudad, 16,5 millones de euros, es deficitario y, además, utiliza una maquinaria obsoleta. El tiempo pasa y, de nuevo, el actual servicio sufrirá el mes que viene una nueva prórroga. Desde el PSOE se incide en que «Cádiz va camino de la tercera prórroga de este contrato y, a pesar de ello, la comisión para la elaboración del nuevo pliego sólo se ha convocado en dos ocasiones». La gestión del edil responsable, Álvaro de la Fuente, deja mucho que desear en un área tan sensible. La comisión de control del servicio de limpieza, que se creó en enero de 2017 a raíz de las denuncias de los trabajadores por los supuestos incumplimientos de la empresa se ha reunido en dos ocasiones y la última de ellas fue el año pasado. A esto se une que el convenio colectivo de estos empleados también está caducado desde 2016. Álvaro de la Fuente asumió la cartera municipal de Medio Ambiente en diciembre de 2016 tras la dimisión de Manuel González Bauza.