Al Kichi

En Carnaval todos tenemos nuestra idílica semana grande

Actualizado:

Cada uno en la cabeza tenemos un ideal para todo. Cualquiera desearíamos haber obtenido el trabajo perfecto, la mujer de tus sueños, una familia admirable y poseer un cuerpo impecable con una salud plena. Hay quien se dedica toda su vida a ello y jamás lo consigue. Por mucho que consagre su existencia en alcanzarlo, pues casi siempre dependes de alguien y de esa pizca de suerte que se necesita para lograrlo.

En Carnaval todos tenemos nuestra idílica semana grande. Nuestro alcalde Kichi y nuestra concejala María Romay tendrán la suya propia, pero les voy a exponer cuál es mi carnaval callejero perfecto a ver si alguno de los dos ojea este artículo y pueden hacer algo por conseguírmelo.

En primer lugar dotaría al consistorio de un equipo profesional que buscase dinero para la fiesta. Eso es primordial. En cualquier festejo grandioso la inversión es la clave del éxito, pero para conseguir buenos patrocinadores hay que trabajar mucho en ello. Como ejemplos de inversión mencionaría que en Valencia asumen un presupuesto de 2,26 millones de euros con más de cien actos programados y 700 fallas en la calle. En Pamplona tiran también la casa por la ventana y su presupuesto asciende a 2,24 millones de euros con 490 actividades programadas. En el Carnaval de Canarias el ayuntamiento hizo un desembolso de más de 3,5 millones de euros con más de 80 actos entre concurso de agrupaciones, disfraces, cabalgatas y conciertos. Más de 5,5 millones de euros invierten el ayuntamiento de Sevilla en su Semana Santa y solamente en la portada de su feria invierten 560.000 euros. Así podría estar mencionando numerosas fiestas que se precian de ser grandes en el territorio español. En la mayoría de los casos son inversiones privadas, pero para ello se necesita de un equipo que sea resuelto, que trabaje y se patee el resto del país y visite cientos de empresas en busca de tal patrocinio.

Una vez conseguido el aporte económico necesario adornaría las calles de Cádiz con todo tipo de exornos. Luces, atrezzos de agrupaciones, banderolas, fotografías gigantes de nuestros carnavales pasados… En cada esquina, en cada plaza, en la entrada de Cádiz, en las puertas de tierra, colocaría ornamentos para engalanarlo todo. Convocaría concursos de escaparates para los comercios alusivos a nuestro Carnaval con un atractivo premio, concursos de pintura, de disfraces. Organizaría bailes de máscaras en el Falla con orquestas en directo, bailes populares gratis en carpas gigantes, conciertos con artistas de gran nivel y entrada libre. Abriría exposiciones donde mostraran la historia y fundamentos de nuestra fiesta, convocaría talleres callejeros de maquillaje, de música, de artesanía. Conferencias y mesas redondas con eruditos, autores, personajes, y artesanos de la fiesta. Celebraría dos grandes cabalgatas y dos noches de fuegos artificiales que fueran sonados en todo el país y que dejaran boquiabiertos a propios y visitantes. Y por último impulsaría como primer atractivo las actuaciones en la calle, en salas y teatros de las más de 200 agrupaciones oficiales y no oficiales.

El impacto económico que suponen como ejemplo de tanta dedicación a las mencionadas fiestas es de 200 millones de euros en Pamplona, 500 en Valencia, 150 millones en Canarias y 830 en Sevilla.

Cádiz necesita inversión para su progreso, para crear empleo y para sus servicios sociales, usemos nuestra fiesta grande para ello. Nuestra materia prima son la música, la letra, la originalidad y la creatividad de nuestro paisanos, ahí es nada.