Una de las participantes en la manifestación celebrada el pasado viernes en Cádiz
Una de las participantes en la manifestación celebrada el pasado viernes en Cádiz - Antonio Vázquez
OPINIÓN

Irene, Laura, Ana, Teresa, Marta, María...

El feminismo real, el no radicalizado, es el que ejercen cada día miles de mujeres que compaginan su vida laboral y familiar sin necesidad de recurrir al insulto ni al desprecio

Actualizado:

Irene acude cada día a Atención al Cliente antes y después de bregar con sus dos hijas. Laura aún no tiene hijos, pero se multiplica por dos para trabajar y emprender. Ana es nuestra gran jefa, la directora general de nuestra empresa madre, y al mismo tiempo madre experta en ‘slime’. Esperanza es la directora de recursos humanos, horas y horas de curro. Y Marta la de comunicación, también madre reciente. Como Zoila, la directora comercial, que sabe un rato de compaginar familia y trabajo. Nuria, Verónica, María, Almudena, Sara, Miren, María S., Ana... son el alma de esta redacción. Magdalena e Inma en otras facetas. Marta, Cristina, Merceditas, Rocío, Mónica, Nieves, Montse, Rosario, Pili, Lourdes, Mari Carmen, Patricia, Amaya,