OPINIÓN

El invierno pendiente

El sector turístico provincial busca en el deporte y el lujo el antídoto a la estacionalidad

Actualizado:

Podría otorgársele el título honorífico de locomotora de la economía gaditana de forma definitiva. Se le ha calificado así demasiadas veces de forma temporal pero hace tiempo que la condición es permanente. El sector servicios es el único que logra con holgura generar empleo en momentos puntuales del año. Precisamente esa temporalidad es la asignatura pendiente.

La provincia, en su constante labor de promoción, ha recibido a promotores del turismo de lujo para atraer también a ese segmento. Es una de las piezas más de un conjunto económico que ya es una realidad incuestionable, los datos de ocupación son buenos año tras año y el periodo invernal –aunque el turismo rural en fechas concretas crece– es casi la única asignatura