OPINIÓN

Inmigración bajo control

El Gobierno delega en un general de la Guardia Civil el mando para coordinar las acciones en el Estrecho

Actualizado:

La llegada masiva de inmigrantes a la costa gaditana durante los dos últimos meses ha puesto en evidencia la capacidad de respuesta del nuevo Gobierno de la nación, que se ha visto desbordado por los acontecimientos. Unos 2.000 inmigrantes se encuentran ahora alojados en distintos centros y instalaciones deportivas de la provincia después de semanas de caos en la organización. Los efectivos de Salvamento Marítimo, la Guardia Civil, la Policía Nacional y los agentes locales de los municipios afectados, amén de Cruz Roja, han sido quienes, desde el primer momento, han afrontado una situación que, desde el punto de vista de la gestión política, se ha ido de las manos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este viernes la creación de un mando único para controlar la inmigración en el Estrecho y coordinar las actuaciones. Desde luego, la mejor de las noticias no es otra que será un general de la Guardia Civil el encargado de pilotar esta misión. Sin embargo, un mando único no es la solución definitiva para un problema latente que lleva años vigente en la provincia de Cádiz. Las medidas para atajar la inmigración ilegal no es una acción unilateral de un gobierno sino de un conjunto de naciones y así se lo ha recordado el PP al nuevo Gobierno.

La oposición tacha de «improvisación» las medidas del ejecutivo socialista y apuesta por un plan más ambicioso que trate la inmigración en origen, es decir, en los países, como Marruecos, donde esta población de ‘sin papeles’ malvive jugándose la vida en el mar sin el más mínimo control.

Pedro Sánchez, en su comparecencia de ayer, hizo referencia al plan de choque de 30 millones de euros para hacer frente al aumento de la llegada de inmigrantes, que según explicó ya se preveía con el anterior gobierno y no responde a un «efecto llamada». Sánchez ha resumido los cuatro ejes de la política migratoria del Gobierno, entre los que destacó la potenciación del diálogo y la cooperación con los países de origen y tránsito de los inmigrantes y se refirió principalmente a Marruecos, aunque también mencionó a Argel y Mauritania.

El presidente, pese a todo, ha hecho un anuncio que no está cuantificado en número de efectivos. Tampoco se han establecido plazos.