Impuestos y empleo en clave electoral

No hay todavía elecciones convocadas y, sin embargo, los partidos ya se han lanzado a la precampaña con los temas más sensibles

Actualizado:

Nadie ha convocado todavía unas elecciones y, sin embargo, los partidos políticos ya se encuentran en precampaña lanzando mensajes de alta intensidad para despertar el interés del electorado.Volvemos a los tópicos de un discurso político efímero que solo sirve para captar votos durante la campaña. Lo difícil es cumplir con lo prometido. Todo apunta a que el empleo y la rebaja de impuestos serán, de nuevo, el argumentario para mercadear en los próximos días. El primero que se lanzó al ruedo fue el alcalde de Cádiz, José María González, que hace dos semanas anunció la puesta en marcha de un plan de empleo destinado a los más desfavorecidos. Medio millar de gaditanos, entre los que se encuentran parados de larga duración, accederán a un empleo que, como en otras ocasiones, solo servirá para matar el tiempo hasta que pasen las elecciones. La presión fiscal y la subida de las pensiones son otro clásico que emerge con fuerza cada vez que brota en el calendario una cita electoral. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, aprovechó ayer su presencia en Cádiz en un acto con empresarios para anunciar una medida en la que trabaja el Gobierno, pero que aún no es definitiva.Se trata de una rebaja impositiva de dos puntos a las pequeñas y medianas empresas que facturen por debajo del millón de euros. La música suena bien, pero ¿será real o tendrá letra pequeña la medida que prepara el nuevo Gobierno? Los populares saben también que el binomio impuestos y empleo es clave para convencer al electorado. La dirección provincial del PP desveló ayer sus cartas en este sentido y anuncio una revolución fiscal para crear empleo y captar inversión. El presidente de los populares gaditanos explicó que «es una revolución fiscal dirigida a las familias, a atraer inversión, a generar más empleo: bajada de impuestos para proteger a las familias e incentivar el crecimiento económico; frenar la subida de la revisión anual del IBI; bonificaciones fiscales a las viviendas de las familias numerosas; reducción del IBI rústico un 10% desde el primer año».