Hola Roja

El Gran Carnaval

El pueblo sigue tan ávido de desgracias como siempre, pero ahora tiene dos juguetes nuevos:las redes sociales y el zapping

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

De pronto todo el mundo, además de ser expertos en geología, minería, organización de grupos, supervivencia en situaciones extremas, topología, ingeniería y construcción de pozos, había visto ‘El gran carnaval’ de Billy Wilder, –que no es precisamente una de sus mejores películas– y sabía perfectamente de qué iba el asunto, y por tanto, se sentía legitimado para opinar de manera apasionada y vehemente. No es nada nuevo esto de empatizar con las tragedias ajenas, nos viene de antiguo, y de literario, por cierto. Porque eso que ahora llaman prensa sensacionalista no arranca ni siquiera en ‘El Caso’, sino en los pliegos de cordel y en los romances de ciego que iban de pueblo en pueblo narrando tragedias, robos, crímenes y