OPINIÓN

El gordo y el flaco

Entrañable tía Maruja, ya centenaria apenas recuerda a esa pareja de cómicos formada por un flacucho inglés y un corpulento yanqui del sur

Actualizado:

Entrañable tía Maruja, ya centenaria apenas recuerda a esa pareja de cómicos formada por un flacucho inglés y un corpulento yanqui del sur conservador, cuyas disparatadas peripecias mantenían entretenida a su asilvestrada tribu de sobrinos irredentos. Recordar ahora esas geniales películas me devuelve al hotelito de mis abuelos en la madrileña Colonia del Viso, un modelo habitacional tomado del urbanismo británico en clave de modernidad, que se levanta en tiempos de la república por arquitectos de la vanguardia madrileña, como Rafael Bergamín, Luis Blanco-Soler y Luis Felipe Vivanco, en torno a la parte norte de la calle Serrano, originariamente la periferia de la capital, y donde vivieron personajes tan relevantes como José Ortega y Gasset,