Un festivo sin más

El descrédito de los sindicatos, como el de partidos o medios, deja el Primero de Mayo sin fondo

Actualizado:

Era una cita entre festiva y reivindicativa, señalada e histórica, que llegó a paralizar países o a provocar desfiles que tenían repercusión en todo el planeta. Pero el mundo del siglo XXI, a punto de iniciar su tercera década, ha cambiado mucho, muy rápido. Esa fecha simbólica y cargada de sentimientos se ha diluido como un día libre más, sin apenas participación ciudadana ni carga política. La mayoría de los ciudadanos piensa que ha caído en la indiferencia, que la participación, la atención y la repercusión del Primero de Mayo bajan cada año respecto al anterior. Como a tantas personas, al movimiento sindical le ha llegado una crisis galopante una vez superada la mediana edad. Tiene mucha menos fuerza que