EL APUNTE

Esperanza laboral

Una bajada más fuerte de lo habitual y las buenas perspectivas abren un hilo de luz en el dañado mercado laboral gaditano

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Resulta infrecuente que el frágil mercado laboral gaditano transmita buenas noticias. Más bien, todo lo contrario. Sin embargo, ayer sucedió. Casi 5.000 parados menos en un sólo mes. Una bajada realmente llamativa, la más alta que se ha registrado en una provincia andaluza en un solo mes durante el último año. No son habituales respiros de esa profundidad. Las cifras del paro han condenado a la provincia a viajar en el furgón de cola durante años. Mes a mes se ha podido comprobar con dramatismo cómo la mano de obra gaditana abandonaba su puesto de trabajo para ir directamente a las oficinas del SAE a engordar la lista de desempleados. La inactividad en la provincia ha llegado a sumar hasta un 41% de su población en edad de trabajar. Sin embargo, la tendencia está cambiando.

El balance final de 2017 permite abrigar la esperanza y encarar el 2018 con cierto optimismo. Los datos publicados ayer, con todo, demuestran que el desempleo es un problema estructural de la provincia de Cádiz. Es crónico. Es tan antiguo que habría que remontarse a tiempos predemocráticos para encontrar porcentajes que no provocasen alarma. Su situación es tan resistente y grave que resulta inútil hacer valoraciones mensuales, hablar de unas pequeñas subidas o bajadas. Incluso en términos anuales, las variaciones suelen ser pequeñas y siempre sometidas a la temporalidad de sectores clave como el turístico. Aún así, que las oficinas del Servicio Andaluz de Empleo registrasen 4.697 personas menos durante el pasado mes de abril supone un descenso notable. El paro ha bajado en toda Andalucía, en España, pero aún más en Cádiz. Pero el número que importa, el porcentaje que debe provocar una reflexión permanente, aparece detrás de las buenas noticias. Ayer supimos que 152.018 demandantes aún están registrados en la provincia a la espera de un empleo. Otros informes recuerdan que cuatro de los cinco municipios con mayor desempleo en España son gaditanos. Entre los diez, los quince, los veinte más afectados, aparece una mayoría de localidades de Cádiz. Resulta también alarmante. Esa situación, además, ni siquiera es nueva. Lleva años produciéndose al margen de las subidas y bajadas.

Habrá que aferrarse a la evidencia de que la situación del paro en Cádiz es algo mejor que hace un año. Y empieza la temporada alta del sector servicios con buenas perspectivas, además, en construcción y sector naval. Hay esperanza.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz