Diez meses con presupuesto

El Gobierno local acabará mandato con cuentas propias en la cuarta parte de ese periodo

La Voz de Cádiz
Actualizado:

El Ayuntamiento de Cádiz ha permanecido hasta tres años (más dos meses, por ser exactos) sin cuentas municipales propias. Los presupuestos de la administración local, tras el varapalo del TSJA a los aprobados en 2016, han arrastrado proyectos ajenos, prorrogados hasta por dos años, sin mayores cambios ni con directrices propias que puedan aplicar las prioridades de los nuevos gobernantes. El alcalde gaditano, José María González, estaba en la obligación de pisar el acelerador para elaborar, al menos, unos presupuestos antes de cerrar un mandato completo –cuatro años en el cargo que se cumplirán el próximo 13 de junio– sin un Presupuesto propio que echarse a la boca y a la propaganda. Las cuentas prorrogadas procedían de 2014 y agotar 2018 sin unas nuevas era un fracaso sin paliativos, de proporciones monumentales, que no se podría achacar a ningún complot fascista o periodístico ni a las oscuras fuerzas del mal interplanetarias.

Finalmente, gracias al PSOEque ha logrado introducir todas sus demandas y mantener alejado a David Navarro, se ha logrado evitar el fracaso absoluto. Queda el parcial. Porque es un fiasco considerable disponer de Presupuesto propio sólo durante una decena de meses de los 48 que tiene un mandato.Ni la cuarta parte. Los dirigentes municipales lo saben, es obvio que estas cuentas son meramente decorativas, estéticas. El PSOE ha hecho lo que ha querido y el Gobierno local ha tenido que tragar para no terminar todo el mandato sin guión propio de ingresos y gastos, lo que habría sido una exhibición de insolvencia política sin precedentes cercanos.

El alcalde y su mano derecha, David Navarro, apelarán ahora a un triunfo político histórico cuando, en realidad, es pírrico. Los ciudadanos, la oposición, las empresas, los bancos no se fían de las palabras. Quieren hechos. Y llevan demasiado tiempo esperándolos. Concretamente, dos años y medio por incluir un periodo de cortesía y adaptación. La redacción de un nuevo Presupuesto para un Gobierno en minoría no era tarea fácil. Los hechos lo han demostrado. La fuerza clave de la oposición, los socialistas han sido la llave para que ese proyecto salga adelante. Sería bueno que fuera cierto que hay un proyecto real, que no se trata sólo de fuegos de artificio, de fotos para figurar y de apresuramiento para quedar bien ante la cercana campaña electoral.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz