Cosas de mujeres

Casi siempre nos reportan noticias cotidianas con ese toque de negatividad presente en todo lo que al género se refiere

Actualizado:

Al inicio del verano de 1933, un crimen conmocionó a la opinión pública española: Aurora Rodríguez Carballeira asesinó de cuatro tiros a su hija Hildegart mientras dormía. Esa joven de veintipocos años era una de las mujeres más destacadas de la recién nacida Segunda República. Su madre quiso hacer de ella un ser perfecto: mujer, independiente, culta, inteligente y comprometida. Al darse cuenta de los desengaños del ser humano acabó con su vida.

Más de 80 años después los medios, en cuanto a las mujeres se refiere, casi siempre nos reportan noticias cotidianas con ese toque de negatividad presente en todo lo que al género se refiere. Que si la brecha salarial. Que si el techo de cristal. El último informe de la Fundación Europea para la mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo sitúa esa brecha entre las retribuciones de hombres y mujeres en un 17,6%. En algunos países llega al 35%, con claras diferencias entre los del norte y los del sur. Para los expertos de seguir así el ritmo de reducción de esas diferencias se tardara 88 años en eliminarlas.

El techo de cristal sigue existiendo en el interior de todas las organizaciones, públicas y privadas, con él se limita de manera velada el ascenso laboral de las mujeres, se trata de un límite única y exclusivamente fundamentado por razón de género, algunos lo llegan a justificar de manera torticera con el sentimiento de maternidad. A pesar de que casi todas las carreras universitarias están feminizadas, el mercado laboral es otra cosa. Que si la violencia de género está sobredimensionada. Según los datos del Ministerio del Interior en el primer semestre de 2018 se contabilizaron más de 450.000 casos, de los cuales 26 con resultado de muerte. Desde el año 2013 el número de muertes se acerca al millar. Terrorismo en estado puro.

Que si el aborto debe ser legislado por parlamentos donde más del 80% son hombres. En El Salvador, el simple hecho de que una mujer tenga un aborto espontáneo, no provocado, fuera de un centro sanitario, puede ser castigado con penas de entre 30 y 50 años de cárcel. El Senado de Argentina dice ‘no’ al aborto, y deja al país con una ley de 1921. Si abortar fuera una decisión masculina estaría legislado y permitido hace lustros.

Menos mal que este verano nuestro deporte femenino nos ha dado buenas noticias. Los éxitos en bádminton de la onubense Carolina Marín. El equipo femenino de hockey hierba ha conseguido la medalla de bronce en el Mundial tras vencer a la poderosa Australia. La pareja española mixta de natación sincronizada ha conseguido medalla de bronce en el campeonato de Europa de Natación. El equipo de waterpolo femenino consigue medalla de bronce en el Europeo, con Bea Ortiz como máxima goleadora del campeonato con 25 tantos. La leonesa Lidia Valentín logra la medalla de oro en el campeonato de Europa de halterofilia.

El deporte femenino en España recibe menos ayuda y atenciones que el masculino, y sin embargo es el que brilla en las citas marcadas en rojo en el calendario, pero ni las administraciones lo miman, ni los esponsores lo financian, y no digamos nada de la cobertura que de él hacen los medios de comunicación.

La selección española de futbol femenino ha conseguido el campeonato de Europa sub21. Este viernes el equipo femenino de futbol jugará por primera vez la final del Campeonato del Mundo sub20 frente a Japón. Nuestros jugadores de ‘la roja’ podrán disfrutar del partido después del ridículo de Rusia.

El deporte de élite y éxitos ya no es sólo cosa de hombres.