A.V.
OPINIÓN

El Concurso de Carnaval, ante el espejo

Las agrupaciones se plantean desde hace años los límites de un crecimiento que amenaza la calidad, el atractivo y la esencia de una tradición centenaria

Actualizado:

La polémica es una de las bases del Concurso del Carnaval. Jugar a debatir cómo jugar forma parte del encanto de forma fundamental. Sin embargo, es menos habitual la discusión sobre el propio atractivo del COAC más allá del juicio que puede realizar, en caliente, alguna agrupación que se ha quedado fuera de la final. Pero algo ha cambiado.

El descontento que había empezado a fraguarse desde el inicio de esta década en el Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas ha pasado del mero rumor entre bambalinas a toda una corriente de opinión que, liderada por los autores más activos y jóvenes de la fiesta, comienza a exigir cambios en su organización y,