OPINIÓN

Cerrazón hospitalaria

Las camas sin usar y las áreas en obras se han convertido en una costumbre que limita la atención

Actualizado:

Las vacaciones en todos los centros de trabajo pasaron hace mucho. En los centros sanitarios también deberían haber terminado ya pero parece que nunca acaban. Al menos, en los efectos que tienen para demasiados usuarios. En los hospitales públicos de la provincia parece que no viene mal alargar el verano para cuadrar presupuestos a final de año, para entrar en ese cinturón de los recortes que tanto denuncia la Junta de Andalucía cuando aplican los demás pero tanto utiliza desde hace años. Con la coartada de la crisis y sin ella. El Puerta del Mar, por ejemplo, mantiene aún cerradas decenas de camas a pesar de que la mayor parte de la plantilla ya está en sus puestos. A esta