OPINIÓN

El Carranza y filosofía de chanclas

El tiempo es el gran trilero de los recuerdos; con la bolita de lo que vivimos siempre nos estafa el presente

Actualizado:

El tiempo no cura nada, son los años la herida misma. La frase no deja de ser una de estas imposturas nacidas de hacer un retrúecano (que es como los pedantes llamamos a marcarse un birlibirloque con las palabras) a un concepto de andar por casa. Filosofía de chanclas y camiseta de publicidad. Ésa que ahora con el nuevo Trofeo Carranza está saliendo a relucir en tantas conversaciones. Pero usted, como yo, no se va a dejar engañar. Las cuñadeces, aunque se vistan de domingo, cuñadeces se quedan.

Todos vivimos de querer resucitar un pasado que lleva más tiempo muerto que los fenicios del Museo. En Cádiz, esa obsesión de mantener al cadáver caliente tiene su remate en un callejero