Cádiz, centro comercial abierto

Desde el día de hoy, nuestra ciudad, presuntamente dispondrá de un plan especial de peatonalización en el casco antiguo debido a la celebración de la Navidad

Adolfo Vigo
Actualizado:

Desde el día de hoy, nuestra ciudad, presuntamente dispondrá de un plan especial de peatonalización en el casco antiguo debido a la celebración de la Navidad. Digo lo de ‘presuntamente’ porque dicho plan se vendió desde el Ayuntamiento que sería desde el día de ayer pero, como viene ocurriendo últimamente, al final se tuvo que aplazar debido a que no había las señalizaciones necesarias para poder regular el tráfico. Y, aunque hecho es digno de una columna propia, no es a eso a lo que quiero referirme.

Lo que me llama la atención es que se quiera fomentar el comercio en nuestro casco antiguo echándole las ‘culpas’ al tráfico rodado cuando la realidad es otra. El problema de nuestro comercio no es que no se pueda andar por nuestras calles. Cádiz tampoco es una ciudad que implique mucho problema el tráfico interno con el peatón. No tenemos grandes calles en nuestro casco histórico que impliquen un problema para el ciudadano de a pie, como puede pasar en otras ciudades como es Sevilla.

El problema, es más bien y a mi parecer, el estructural. No hay un tejido, un número de comercios suficientes que invite al ciudadano a ir a comprar al centro. Desde hace unos años, nuestra ciudad está muerta de negocios. Es triste pasear por calles donde antes el bullicio en estas fechas era enorme y comprobar cómo los locales están cerrados. Es penoso ver como calles emblemáticas del centro se encuentran con tantos locales cerrados. Es muy duro pasear por calles céntricas pero que no tienen la consideración de principales y ver como a duras penas hay algún comercio y como este sobrevive de milagro.

El ciudadano quiere oferta de productos para la demanda que genera. Sé que suena muy capitalista, pero es la realidad. El comprador va donde hay variedad de productos para cubrir sus necesidades. Es horrible comprobar como para ciertos productos básicos hay un número muy limitadísimo de negocios que lo ofertan. Y les voy a poner un ejemplo, en el centro de Cádiz para poder comprar los juguetes para estas Navidades solo hay dos negocios que se dediquen exclusivamente a ofertar esos productos con variedad.

Creo que la solución no solo es peatonalizar las calles sino apoyar a nuestros comercios, a los que se deciden a abrir las rejas de un local comercial en nuestras calles. A esos valientes que día tras día abren sus negocios son a los que desde el Ayuntamiento hay que ayudar. Bonificar en la medida de lo posible los impuestos, ayudar económicamente a estos emprendedores mediante ayudas, planes o programas para que sus negocios funcionen. Fomentar desde nuestro consistorio a que el tejido empresarial del pequeño comercio en nuestra ciudad crezca para que haya más movimiento, más oferta. De esta forma, seguro que se incitaría al consumidor a bajar a nuestras calles del centro a comprar y se dejaría de ir tanto a grandes centros comerciales de nuestra ciudad o de localidades vecinas. Lo que no se puede es querer fomentar algo que, por desgracia, cada día existe menos.

Quizás es que esto que propongo choque con el planteamiento político e ideológico de los que tienen que fomentar estas ayudas y por eso solo se queden en peatonalizar las calles del centro. Cosa que no sé si se ha consultado con todos los afectados, ya que empresas como son las de reparto, por poner un ejemplo, se verán gravemente afectadas por esta medida.

Adolfo VigoAdolfo VigoArticulista de OpiniónAdolfo Vigo