El Apunte

Las ayudas ya ni llegan

Tras años de dar mal uso a un caudal de millones en planes industriales, este año se quedan en el cajón

Actualizado:

Sólo faltaba que no llegaran. Hasta ahora, los andaluces y los gaditanos éramos expertos en desperdiciarlas. Pero dejarlas pasar resulta indignante en una zona con unos niveles de desempleo propios del tercer mundo. Los acontecimientos y su frecuencia permiten que los habitantes de esta parte del mundo puedan considerarse expertos. Todo lo relacionado con ayudas a la creación de empresas, de la industria, y al fomento del empleo ha proliferado con insólita familiaridad en lo que va de siglo en esta parte de Europa. Cada programa de ayudas tiene una siglas y unos requisitos, un nombre, un plazo y una teórica finalidad pero todos, sin excepción, acaban en el mismo punto: Andalucía y la provincia de Cádiz conservan los mismos