EL APUNTE

Asuntos pendientes del carnaval

Llega el momento de hacer balance de una fiesta que ha generado demasiadas críticas

La Voz de Cádiz
Actualizado:

La concejala de Fiestas del Ayuntamiento de Cádiz, María Romay, ha convocado a las doce del mediodía de hoy a los medios de comunicación para hacer balance del recién concluido Carnaval de Cádiz 2018. Cabe esperar que el equipo de Gobierno del Ayuntamiento haga un balance positivo del mismo, ya que no ha habido grandes problemas. Pero sí que ha habido numerosos episodios que convendría aclarar ya que –en su línea habitual– los actuales dirigentes del consistorio dan la callada por respuesta cuando algún tema se les va de las manos.

En lo referente al Concurso Oficial de Agrupaciones Carnavalescas  (COAC) convendría que Romay afrontara de manera abierta y sin ambages las numerosas críticas proferidas por los propios autores y componentes de las agrupaciones, que en algunos casos han llegado a calificarlo como «el peor organizado de la historia». El sistema de puntos, los horarios, los cabezas de serie, la duración de la final, la elección y composición del jurado... sobre todo ello debe dar explicaciones ya que apenas ha contentado a nadie. Debe aclarar también si se va a convertir en la primera concejala de la historia del Ayuntamiento de Cádiz en denunciar judicialmente a un autor por sus críticas en un artículo de opinión escrito en Diario de Cádiz. Así lo afirmó la semana pasada y es muy libre de tomar la decisión que entienda mejor. Pero tanto si mantiene la denuncia como si se retracta –que es lo que internamente le ha pedido el alcalde José María González– debe aclarar las razones de su decisión.

Y más allá del Teatro Falla, también hay numerosos asuntos de la fiesta que no terminan de ser aclarados por el Ayuntamiento, como el desalojo de La Viña en la noche del viernes para realizar labores de limpieza. Es incomprensible que el alcalde afirme que va a pedir explicaciones a la empresa por un asunto que, se supone, debería estar más que coordinado previamente entre el propio consistorio, la Policía Local y la empresa de limpieza.

Y también deben dejar claro cuando se va a realizar una limpieza en profundidad, sobre todo en la zona de Extramuros. Hoy, nueve días después de la cabalgata, las aceras de numerosas calles adyacentes a la avenida principal siguen llenas de papelillos y serpentinas, señal inequívoca de que ni se ha barrido a fondo ni se ha baldeado, algo que sí se ha realizado en las principales calles del centro.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz