OPINIÓN

Apoyo y coherencia

La patronal siempre reivindicó la recuperación, siquiera parcial, de Las Aletas y es plausible que ahora la salude

La Voz de Cádiz
Actualizado:

La patronal gaditana tiene la ventaja de tener como responsable de su equipo directivo a un hombre que suele demostrar, con las palabras y los hechos, su fama de representante exigente, reflexivo y discreto, buen orador y considerable hacedor, poco amigo de la exposición pese a su cargo pero siempre atento a dar la cara por una economía provincial lastrada por demasiados tópicos, demasiados defectos, desacostumbrada a lucir el gran potencial que tiene.

Desde sus primeros análisis públicos cuando llegó al cargo, hace casi seis años, siempre defendió la necesidad de ensalzar la imagen de las empresas y los distintos sectores de la provincia de Cádiz. Tanto tiempo después de alcanzar la presidencia de la Confederación de Empresarios, demuestra que la frecuencia de sus declaraciones es compatible con su acierto o, al menos, con su coherencia.

Javier Sánchez Rojas ofreció ayer el primer respaldo público al nuevo proyecto industrial Lógica, heredero de Las Aletas (e incluso de Delphi) a pesar de las notables críticas que ha recibido el plan desde, sin ir más lejos, el Ayuntamiento de Puerto Real. El máximo representante de la patronal gaditana siempre se ha puesto de lado de los retos fundamentales para la provincia y a pesar de reconocer las trabas que han encontrado planes anteriores entiende que, para el beneficio colectivo, la mejor solución es hacer de tripas corazón para seguir adelante y pensar en el próximo desafío.

Siempre ha defendido que su único interés es que se conozca la capacidad de las empresas gaditanas y se les dote de los medios para crecer, para que esta zona salga de la asfixia de paro que es una de las más graves conocidas en todos los territorios de España e, incluso, de Europa.

Cuando nadie creía ya en la recuperación de Las Aletas, siempre defendió su aprovechamiento, siquiera parcial. Ahora que esa opción se pone en pie, no sería coherente condenarla. Siempre ha reclamado que la inversión pública (con Las Aletas y o la plataforma Lógica como buque insignia) venga en apoyo de un sector industrial que ha ganado más batallas de las que creemos en esta tierra.

Queda lo más difícil: que sus palabras tengan el respaldo de los hechos por parte de las administraciones públicas, que todas las partes, incluyendo a los sindicatos, avancen hacia el pragmatismo, hasta convertir su firme optimismo en realidad.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz