EL APUNTE

Dos almas

Desde el principio nos sentimos parte de la tripulación del Juan Sebastián de Elcano

La Voz de Cádiz
Actualizado:

Cuando un periodista llega a cualquier sitio con esa carta de presentación, la de esta profesión, por delante, en muchas ocasiones se encuentra con el pequeño muro que el interlocutor pone, queriendo o sin querer. Es así y estamos acostumbrados, la desconfianza en los que ejercemos este oficio, merecida o no, es algo con lo que vivimos todos los días. Por eso, cuando el pasado 16 de febrero embarcamos en el Juan Sebastián de Elcano, contábamos con una pared que nunca existió. Desde el primer momento, el equipo de LA VOZ que tenía ante sí el privilegio de contar desde dentro el día a día del buque escuela de la Armada Española, se sintió parte de su tripulación.

Vivimos las actividades del barco en Madeira, la salida hacia Las Palmas, los cambios de guardia o la maniobra general de recogida de paños. Entramos a la sala de máquinas, a la cocina, al despacho del comandante o al sollado de guardiamarinas. Pasamos una noche en vela, estuvimos en los ‘briefings’ de meteorología o de preparación de la entrada a puerto. Asistimos a las clases de los guardiamarinas o al encuentro en el Atlántico con otro buque y un helicóptero españoles. Y todo ello, desde el principio, lo hicimos como dos miembros más de la tripulación. Así nos sentimos porque así nos hicieron sentir desde el comandante hasta los marineros, pasando por oficiales, suboficiales y guardiamarinas. Todos y cada uno de ellos han hecho que el ‘ Cuaderno de bitácora de LA VOZ en Elcano’ haya sido, como pretendíamos, una ventana para contar a la sociedad española el día a día de un buque en el que jamás se descansa, porque la actividad, en esa pequeña ciudad que navega, es constante de proa a popa las 24 horas del día.

Por ello, muchas gracias a todos los que forman la dotación del Elcano y a los guardiamarinas que reciben una formación integral en él. Mención especial merece el equipo de información pública, con el que hemos trabajado codo con codo durante estos días. Gracias también a la Armada, por hacer posible este ejercicio de transparencia. Y, por supuesto, gracias a los lectores que han seguido la aventura.

Ahora el bergantín-goleta navega en demanda de Río de Janeiro para dar la vuelta a Suramérica en su 90 crucero de instrucción, en el que además conmemora el inicio de las celebraciones del Quinto Centenario de la Primera Vuelta al Mundo, completada por el navegante vasco de quién lleva el nombre. Sabemos que estaréis seis meses fuera de casa, que habrá días buenos y menos buenos, que la convivencia es dura. Pero también sabemos que sois los mejores embajadores de España y que los guardiamarinas aprenderán mucho a bordo. Por nuestra parte, nunca olvidaremos el tránsito de Funchal a Las Palmas, cuando fuimos dos de las 233 almas del Juan Sebastián de Elcano.

La Voz de CádizLa Voz de CádizArticulista de OpiniónLa Voz de Cádiz