OPINIÓN

Alcaldes bajo sospecha

Las investigaciones en dos ayuntamientos de la Sierra resucitan viejos fantasmas provinciales

Actualizado:

Las investigaciones que recaen sobre dos alcaldes o exalcaldes de la Sierra –de Villamartín y Alcalá del Valle, concretamente– han reavivado la dolorosa sensación de que la falta de rigor y control ha sido norma en demasiados gobiernos locales durante demasiados años en esta parte de España. Los casos serranos – ambos por facilitar empleos bajo métodos sospechosos– están sujetos a la presunción de inocencia, siempre sagrada. Pero los precedentes en la provincia justifican la indignación ciudadana. Ahora, años después, cuando muy pocos están ya en aquellos cargos, la Justicia culmina su lento –pero cuidadoso e implacable– trabajo. Ha sido necesario un cuarto de siglo pero, finalmente, ha quedado demostrado que la Justicia no es «un cachondeo». La frase que