OPINIÓN

El albergue de la solidaridad

Instalaciones portuarias de San Roque se convierten en centro de recepción de inmigrantes

Actualizado:

La presión migratoria que está viviendo este año, uno más, el Campo de Gibraltar ha obligado a las autoridades a tomar medidas para evitar el hacinamiento y el descontrol en las instalaciones que se encargan de albergar a los sin papeles. La visita la pasada semana a ala zona del ministro de Interior, Grande Marlaska, dejó sobre la mesa la necesidad urgente de habilitar nuevos centros sociales para albergar a los inmigrantes. Finalmente, las instalaciones portuarias de San Roque servirán para este cometido. En este caso, el inmueble goza de todos los permisos y registros para esta nueva actividad, algo con lo que no cuenta el centro náutico Elcano, en Cádiz, donde el Ayuntamiento de la capital lo ha convertido en albergue saltándose a la torera las normas básicas.

La Autoridad Portuaria de la Bahía de Cádiz (APBC)_le ha abierto un expediente sancionador por no solicitar el cambio de uso de las instalaciones deportivas y la respuesta de la responsable de Servicios Sociales en el consistorio gaditano, Ana Fernández, en lugar de asumir el error, ha tirado por la calle de en medio llamando «racista» al presidente del puerto de Cádiz, José Luis Blanco. La situación es insostenible. En el mes de junio, alcanzaron las costas gaditanas 3.060 personas. Para tener una idea de lo que supone esa cifra se puede comparar con la llegada global de pateras a las costas de Cádiz en los años 2015 y 2016 (antes de que se produjera el gran incremento de 2017). La suma de personas que llegaron a la costa gaditana en esos dos años fue inferior a la del mes pasado.

En concreto, en el año 2015 llegaron a Cádiz (fundamentalmente a Tarifa y a Barbate) 1.092 personas, mientras que en 2016 se produjo un ligero incremento hasta los 1.523. Esta cifra de inmigrantes en 2016 se asemeja bastante al número de ‘sin papeles’ que alcanzaron las costas de la provincia en el mes de mayo: 1.395. Fue en ese mes cuando saltaron las alarmas, al dispararse el número de personas que, de media, estaban llegando a Cádiz, unas 250 por mes desde enero. En el año 2017 se produjo un salto notable en las cifras. Ese año, más de 6.500 personas alcanzaron Cádiz. La cifra, si se mantiene la tendencia, se superará de largo este verano. Hasta el 1 de julio se había rescatado y atendido a 5.600 personas. En lo que llevamos han llegado casi 700 personas a las costas de Cádiz. La previsión es de que estos datos se mantengan, al menos, mientras dure el buen tiempo.