Vidas ejemplares

Y pasa lo que pasa

El deterioro de la seguridad en Barcelona no viene del cielo

Luis Ventoso
Actualizado:

Algunas historias se cuentan mal, o a medias. Por ejemplo, cuando en Cataluña se evoca el exitazo de Barcelona 92 suele venderse como un logro estrictamente local. Y sin duda los barceloneses, empezando por Maragall y Samaranch, desempeñaron un rol estelar. Pero Barcelona no era una ciudad flotando en el espacio sideral. Sus Juegos Olímpicos constituyeron también una enorme y onerosa operación de Estado, sufragada por todos los españoles. Un proyecto nacional que ilusionó a todo el país y que fue respaldado al máximo por la Corona del Rey Juan Carlos y el Gobierno de Felipe González. Ese esfuerzo de toda España obtuvo excelentes resultados. Barcelona, siempre encantadora y sugerente, pero ahora recién bruñida y modernizada por el pastón olímpico,

Luis VentosoLuis VentosoDirector AdjuntoLuis Ventoso