Cambio de guardia

Vanidades

Mandó a los jóvenes aprendices de Perón y Evita a freír monas. Tampoco es que le dejaran alternativa

Gabriel Albiac
Actualizado:

Al fin, la vanidad nos salva. La vanidad de los otros, que es arma de su infalible suicidio. Aun para alguien tan alejado de la política como yo lo soy, resulta obvio el alto riesgo de que los peronistas de Pablo Iglesias llegaran a tener potestades ministeriales. El peronismo arruinó ya, irreversiblemente, a la más rica de las naciones latinoamericanas. Que un país con tales recursos lleve más de medio siglo rebotando de quiebra en quiebra, sólo puede explicarlo la fatalidad de haber ido siendo rebotado siempre de gang peronista en gang peronista, de delincuencia lumpen en pija delincuencia: el hampa en el poder es la herencia latinoamericana de los fascismos que importó Perón a su retorno de la Roma

Gabriel AlbiacGabriel AlbiacArticulista de OpiniónGabriel Albiac