En primera fila

Sin paños calientes

Iglesias ya no puede esconder que tira hacia abajo de la marca Podemos: los mayores nombres del cambio caen menos que él

Ana I. Sánchez
Actualizado:

La tregua interna que los barones de Podemos concedieron a Pablo Iglesias tras el 28-A puede tener los días contados. Lo único que salvaba al líder morado de una dura petición de cuentas era la cita con las urnas de este domingo. A nadie le convenía exhibir una imagen de división y la fortísima debacle del PP unida a la posibilidad de que Podemos condicionara el nuevo gobierno socialista ayudaron a camuflar el batacazo. Pero concluida la prueba con una nueva morrada, no hay razón para que los barones sigan ocultando su creciente malestar con la dirección central, ni paño caliente que pueda aplicar Iglesias para calmar el dolor de un partido que pierde prácticamente todo el poder territorial que

Ana I. SánchezAna I. SánchezCorresponsalAna I. Sánchez