Sánchez compra votos

El presidente paga legalmente cada viernes con dinero público y ofrece entregar, además, nuestra soberanía

Isabel San Sebastián
Actualizado:

Pocos presidentes del Gobierno han escapado a la tentación de utilizar el dinero del contribuyente para afianzarse en la poltrona, aunque ninguno con tanto descaro como su actual ocupante, a menos que incluyamos en el cómputo a los del turnismo decimonónico. Pedro Sánchez no envía a sus agentes a los colegios electorales con la misión de remunerar en monedas o billetes cada papeleta del PSOE introducida en la urna, pero recurre a los «viernes sociales» para lograr el mismo propósito de manera no solo legal, sino jaleada por una fanfarria mediática destinada a multiplicar su rentabilidad electoral. Los fondos con los que se sufraga la fiesta proceden de nuestros bolsillos, por supuesto. De lo que ya se nos ha esquilmado

Isabel San SebastiánIsabel San SebastiánArticulista de OpiniónIsabel San Sebastián