Horizonte

Salir a cazar gamusinos

Abatir ese soldado volador sería bastante más fácil que hacerlo con un pato volando hacia una charca

Ramón Pérez-Maura
Actualizado:

Vivimos tiempos en que prima la imagen sobre la realidad de los hechos. Hay que conseguir una buena foto para deslumbrar, aunque en realidad no haya nada detrás de esa instantanea. El mejor ejemplo lo tuvimos el pasado domingo en el desfile de los Campos Elíseos de París. Había que captar la atención del planeta Tierra y para ello no nos presentaron unos misiles o unas armas novedosas. Ni siquiera un cuerpo del Ejército francés con alguna especialidad innovadora. La última novedad «militar» del Ejército de Macron ha resultado ser el soldado volador. El impacto televisivo y fotográfico de la noticia estaba garantizado. Lástima que no fuera acompañado de una explicación técnica de las utilidades del uniformado sobre un platillo

Ramón Pérez-MauraRamón Pérez-MauraArticulista de OpiniónRamón Pérez-Maura