El «procés» en la nube

El proyecto de secesión sigue vivo bajo un aparente letargo. Y está construyendo infraestructuras en el ciberespacio

Ignacio Camacho
Actualizado:

Contra el optimismo de los terceristas y de un cierto tardomarianismo convencido -o no tanto- de la victoria del Estado, el procés sigue vivo bajo una apariencia de letargo. Hay mucha gente bienintencionada proclive al autoengaño y convencida de la oportunidad para el diálogo. Son los que creen que Puigdemont está amortizado, los que esperan que el juicio y su sentencia llevarán a los separatistas al colapso o los que piensan que la cárcel ha inducido en Junqueras un talante de cambio. Pero simplemente no es así: el proyecto de secesión no se ha detenido ni siquiera en el tiempo laxo en que el artículo 155 alejó a sus promotores del mando. En la conciencia profunda del independentismo el plan

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho