Una raya en el agua

El precio del veto

Si Galapagar va a ser de un modo u otro la sede de un mini Gabinete paralelo no parece que tenga mucho sentido el veto

Ignacio Camacho
Actualizado:

Las dimensiones y las consecuencias del repliegue de Pablo Iglesias sólo podrán calibrarse cuando Sánchez anuncie su Gobierno. Y se medirán por dos parámetros: uno, la presencia o ausencia de Irene Montero, o de Pablo Echenique en su defecto; el otro, el número de asientos que Podemos obtenga en el Consejo. La negociación parte de una exigencia proporcional de un tercio de los ministerios, pero es obvio que se conformará con menos. La identidad de esos ministros, y su mayor o menor cercanía al círculo pablista más estrecho, es el factor que permitirá saber si el paso atrás de su líder es un fracaso o un éxito, y en sentido inverso si el presidente ha vencido o no en su

Ignacio CamachoIgnacio CamachoArticulista de OpiniónIgnacio Camacho