El batallón de los perplejos

Pepito Grillo en el desierto

No hay oficio más estéril que el de los organismos reguladores, ideados para el correcto funcionamiento de sectores estratégicos. La Tomasa en los títeres pintaba bastante más

Álvaro Martínez
Actualizado:

España es tierra fértil en predicadores en el desierto. El último en llegar al club de los que nadie escucha (o al menos no escucha el que debería hacerlo) es la AIReF, que puede que suene a línea área de bajo coste pero sus siglas responden a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal, un organismo de control exigido desde Bruselas y que pese a que nació hace un lustro se ha hecho famoso en estos días. Famoso, en este caso, no quiere decir popular pues sus informes sobre cómo funciona la administración, relación calidad-coste, no están dejando títere con cabeza ni dejan de escocer. Al parecer, hay 14.000 millones que las administraciones dedican a subvencionar esto y aquello que presentan

Álvaro MartínezÁlvaro MartínezRedactor jefeÁlvaro Martínez