Postales

L. H. Oswald vive

Nada más lejos de mi ánimo que atribuir a desequilibrio mental la orgía de crímenes o a una causa política o racial

José María Carrascal
Actualizado:

Lee Harvey no murió en Dallas en noviembre de 1963, tras haber asesinado al presidente Kennedy, sino que aún vive. No sólo vive, sino que se multiplica a lo largo y ancho de Estados Unidos, esparciendo su furia y odio alrededor sin otro sentido que el de deshacerse de los demonios que le atormentan. Los dos últimos L. H. Oswald han sido Patrick Crusius y Connor Brett, que en sendos ramalazos de violencia, el uno en El Paso, Texas, el otro en Dayton, Ohio, se llevaron por delante a 22 y 9 vidas, respectivamente, más docenas de heridos, sin conocer a la inmensa mayoría. De su locura criminal habla que entre las víctimas del segundo estaba su propia hermana. ¿Qué

José María CarrascalJosé María CarrascalArticulista de OpiniónJosé María Carrascal